• Aguas Claras

¿Qué hacer tras una infidelidad? ¿Cómo volver a conversar?

Actualizado: 29 de sep de 2019


Ps. Pilar Montero Molina.

Esta es una pequeña guía diseñada para orientar tanto a la pareja que fue infiel como al engañado, para acompañarlos en esta etapa de caos y ayudarlos a que puedan conversar de lo importante dentro de un marco regulador.


La Revelación de la Infidelidad


La revelación de una infidelidad es tremendamente dolorosa para la pareja.

El traicionado puede incluso manifestar síntomas de Trastorno por Estrés Post Traumático porque la persona que más amaba y en quien más confiaba hizo algo que no estaba dentro del acuerdo de estar juntos. Se suponía que ambos debían cuidar la espalda del otro, protegerse, quererse, amarse y tener exclusividad en relación a generar intimidad y a vivir la sexualidad. Puede ser que en esta etapa no duermas, llores sin parar, se te vengan imágenes todo el tiempo, tengas mucha angustia, no sepas en quién confiar, estés confundido, asustado y osciles ente la rabia y la pena. Puede ser que algunas personas que te quieren mucho te presionen a dejar el matrimonio hasta aquí. Te sugiero que no tomes decisiones en esta etapa Puede ser que sientas parte de esto, todo esto o mucho más. Es una etapa de sufrimiento. Pero pasa. Duele mucho mientras se esta ahí, pero pasará y en esto hay mucho que tu pareja puede hacer por ti.


Quien traicionó puede haberse visto llevado a eso por múltiples razones que habrá que reflexionar y pensar (ya veremos por dónde buscar). Muchos ni siquiera saben por qué lo hicieron y describen estar en una relación feliz. Pero lo importante es que quién tuvo la aventura está en una etapa muy distinta al engañado. El infiel suele sentirse tremendamente culpable en esta etapa y ver a su pareja sufriendo lo llena de culpa y los hace a veces querer evitarlo. Sin embargo en esta etapa es crucial que estés. No puedes, ni debes irte a pesar de la pena, el miedo de perderlo todo y lo desorientado que puedes estar de no saber que hacer. Debes estar para él o ella más que nunca. Puedes decirle cuánto lo lamentas, cuánto lo sientes, cuánto te destruye verlo mal, pero quédate aunque te sea incómodo, te sientas miserable o que no te mereces a esa persona. Por ahora sólo quédate.


También puedes sentir alivio de que por fin todo se abrió. Las mentiras y la doble vida también cobran su precio y es agotador. Por fin todo se abrió y quieres que todo quede atrás lo antes posible. Lamentablemente no es así. Se puede sanar y se puede salir fortalecido de una infidelidad, pero es un proceso lento. Tu pareja va necesitar hablar de esto muchas veces. Tú vas a querer evitarlo y dejarlo atrás. Por el momento si lo/la quieres quédate, trata de estar disponible y de permitirle hablar todo lo que necesite de esto. Serán muchas veces y será incómodo, probablemente querrás evitarlo, pero no lo hagas. Trasmítele de que estás ahí para ella/él. Esta guía tiene mucha orientación para ti. A continuación te guiaremos para que sepas qué debes hacer, que no hacer y cómo enfrentar este proceso.


Nuestra meta a largo plazo: lograr un Apego Seguro.


Aunque hoy suene raro, siempre detrás de una infidelidad hay una desconexión: un problema de apego. En algún minuto la pareja perdió su conexión, el apego seguro, y emergieron sentimientos de soledad, críticas, emociones no compartidas, falta de dedicación el uno al otro como pareja, actuando por ejemplo sólo como papás o siendo socios en la organización de la familia y los hijos, pero perdiendo la intimidad emocional. En algún momento, se acentúa la desconexión al re dirigir la atención y poner la energía en otra persona fuera de la relación. La mayoría de las veces la infidelidad lo acentúa, pero es algo que ya había ocurrido de manera solapada y a veces imperceptible para ambos mucho antes de la infidelidad.


¿Qué es el apego seguro? Piensa cuál es la persona con la que te sientes más seguro, más querido, más protegido, el que está más disponible para ti. ¿Cuál es la persona a la que primero le quieres contar cuando algo te pasa? ¿A quién recurres cuando tienes miedo o necesitas que te calmen? ¿Lo tienes? Bueno, con esa persona tienes una conexión de amor muy fuerte, segura e incondicional, eso es un apego seguro.


Un apego seguro es sentir que el otro está ahí para ti siempre, que te cuida tu espalda, que si te pasa algo o necesitas algo, el planeta se detiene y él/ella correrá a escucharte y a ver qué necesitas. En el apego seguro te sientes lo más importante para tu pareja y sabes que el otro lucha porque tú cumplas tus sueños, del mismo modo en que tú lo haces por él/ella. Si nunca lo tuviste antes, pues que sea la meta de esta nueva etapa, sea con esta pareja o con otra que decidas. Si ya lo tuviste, sabrás cómo se siente y lo importante que es volver a tenerlo.

Por eso toda la sanación parte por re establecer la conexión y para eso hay que conversar mucho. Hablar de esto cientos de veces para que el herido pueda sanar y hablar de todo lo que se dejó de hablar para volver a ser mejores amigos. Pero hay un marco para hacerlo.


¿Cómo conversamos? Marco Regulador.


La idea es no empeorar la situación, por eso para conversar tenemos que tener un MARCO.

Para el esposo que tuvo la aventura esto será incómodo, por lo menos toda la primera etapa de preguntas relacionadas con el affaire. Mejor tener expectativas realistas. Las ganas de enojarte, cambiar de tema o huir, vendrán. Pero quédate. Esa es tu primera misión, estar ahí para tu pareja.


Segundo, asume que tendrás que responder sobre cosas por las que no quieres dar explicaciones. Te sugiero decir toda la verdad de una vez. Lo peor que podrías hacer es soltar la verdad a cuenta gotas o después de unos meses aparecer con información nueva o que se entere por otras personas. Si hay un hijo de esa relación, te cogiste una enfermedad sexual, tu amante era una persona querida para tu pareja, fueron años de esta aventura o no fue la única, mejor cuéntale ahora. Luego vendrán otras etapas mejores, pero para que puedan recuperar la confianza y el compromiso es esencial que digas toda la verdad. Tu segunda misión es entonces decir toda la verdad.


Tu tercera misión es responder sus preguntas. No será una vez, serán muchas veces, pero mientras más honesto y claro seas en esto, más corta será esta etapa. Que tu pareja quiera saber, es normal. Es lo que la ayudará a integrar esto y a poder con el tiempo confiar de nuevo en ti y dejarlo en el pasado.


Responde todo lo que te pregunte y ábrele claves de mail, cuenta corriente, lo que necesite tu pareja para sentirse seguro(a) y probarle que la relación con la otra persona acabó. Será una etapa, no perderás tu privacidad para siempre, pero por ahora tu cuarta misión es hacer sentir seguro a tu pareja. Transmitirle claramente que lo otro terminó, que lo eliges y que estás enteramente disponible para re afirmarle que lo/la amas, que no hay nada oculto.


Para el esposo traicionado: puedes tener una pena profunda que no te deje hablar o una rabia enorme que lo quieras acribillar a insultos y pegarle, pero para que esto resulte y las grietas se curen en vez de profundizarse, tú también tendrás un marco.


Lo primero y más importante es que no debes insultarle, trátale con respeto. Es verdad que te hirió en lo más profundo y que seguramente se lo merece, pero le quieres y por ello caer en criticas eternas, insultos o descalificaciones sólo te hará sentir más miserable y solo(a), porque tu pareja va a evitarte. No lo hagas. Enmarca todo lo que le digas en el respeto y en hablarle siempre desde tus sentimientos.


Esa es tu segunda misión: hablar desde lo que sientes. No desde lo que el otro debería haber hecho o dejó de hacer, es o se convirtió, sino que desde el cómo te sientes, cómo ha sido para ti esto. Es diferente decirle “eres un xxx, te odio por esto, nunca debiste verle, eres un xxx, nos arruinaste la vida, mira a tus hijos y diles lo que nos hiciste…” a decirle “siento un dolor tan grande que no puedo pensar, no puedo concentrarme, no puedo hacer nada. Nunca pensé que sufriría así. Me siento completamente abandonado(a), solo(a). Tengo miedo, en verdad estoy aterrorizado(a), siento que estoy perdiéndolo todo. Me siento no querido(a). No sé ya quien eres, ni quién soy, estoy tan confundido(a)”. Dile siempre la verdad, lo que sientes, pero sin insultos, desde los sentimientos.


Lo tercero, es que debes pensar bien qué le preguntarás. Hay personas que les hace bien preguntarlo todo y saberlo todo porque sus fantasías son peores que la realidad. Hay otras a las que le causa más daño hacer preguntas detalladas porque le dan más información y crean nuevas imágenes que lo atormentan. Piensa bien qué necesitas tú para tener paz, sólo tú puedes responder esto. Además antes de preguntarle, pregúntate a ti mismo si en verdad quieres conocer esa respuesta o si sólo quieres que él/ella sepa que tienes esa pregunta.


¿De qué conversamos?


Aquí te ayudaremos en detalle a conversar con tu pareja de manera constructiva.

Hay preguntas que no te van a ayudar. Son aquellas que la terapeuta de pareja Esther Perel llamó Preguntas detectivescas. Estas se centran en detalles e información que sólo alimentarán tu dolor, te harán compararte u obsesionarte con ciertas imágenes, más que ayudarte a procesar todo lo ocurrido. Ya sabes, preguntas cómo “qué posición hicieron” no te ayudarán.

Por otra parte, están las preguntas de investigación o las que prefiero llamar “con sentido”. Son las preguntas que buscan el significado y las motivaciones detrás del affaire. Estas respuestas son las que serán un aporte y ayudarán a ambos a “darse cuenta” de cómo llegaron a ese punto y cómo quieren salir de ahí. Estas preguntas te ayudarán a entender y a ubicarte a ti mismo, a tu pareja y la relación en el contexto del affaire.


A continuación se entregará una lista de preguntas traducidas de Esther Perel que los ayudara a acercarse, a volver a conectarse, a confiar y que facilitará el proceso de recuperación. He agregado algunas pocas que creo que también pueden ayudar. Procuren no huir/evadir (pareja que engañó), ni atacar (pareja engañado). Si caen en ese loop solo lograrán alejarse más. La idea es que aquí comience la re conexión. Busquen un lugar en que ambos se sientan seguros y puedan manifestar sus emociones tranquilamente, sin interrupciones. Basta que partan con una o dos de estas preguntas. Cualquiera de los dos puede ponerlas. Conversen y hablen con sinceridad. Eviten criticarse, hacer comentarios despectivos, responder a la defensiva y ponerse en una actitud evasiva. Estos son los cuatro caballos del apocalipsis descritos por Gottman, que los alejarán aún más. Planteen estas preguntas abiertas y escúchense con respeto.

Lo primero que se recomienda es que el esposo que cometió la infidelidad inicie la conversación preguntándole a su pareja qué información le gustaría saber. Ojalá el esposo que fue infiel pueda plantear esto de manera abierta.


Las Preguntas


Preguntas de Significados y Motivos

· 1. ¿Qué significó el affaire para ti?

· 2. ¿Por qué pasó en ese momento?

· 3. ¿Estabas buscando tener un affaire o simplemente pasó?

· 4. ¿Sentiste que tenías derecho a tener un affaire?

· 5. ¿Te sentiste culpable?

· 6. ¿Qué descubriste acerca de ti mismo en esa relación? ¿Cómo te sientes respecto a eso?

· 7. ¿Descubriste partes nuevas de ti mismo o recuperaste partes perdidas en esa relación?

· 8. ¿Por qué tú crees que no pudiste expresarme tus necesidades (intelectuales, emocionales, físicas o sexuales) a mí?

· 9. ¿Tú crees que podrías mostrarme esas partes nuevas que descubriste en ti mismo?

· 10. ¿Hay algunas partes de esas nuevas que quieras traer a nuestra relación?

· 11. ¿Llegaste a pensar que podrías armar una vida con tu amante?

· 12. ¿Qué tan importante fue el sexo en esa relación?

· 13. ¿La infidelidad tuvo algo que ver con algo que falta en nuestra vida sexual?

· 14. ¿Alguna ves sentiste que te estabas perdiendo o a ti mismo, que estabas en un punto de no retorno o que estabas confundido?

· 15. ¿Qué buscabas en esa relación?

· 16. ¿Qué encontraste? ¿Que te hizo permanecer o continuar viéndolo?

· 17. ¿Qué tendría que hacer yo para que encontraras acá aquello que buscaste fuera?

· 18. ¿Te sentías atraído por la idea general de tener una aventura o te sentiste atraído a esta persona en particular?

· 19. ¿Crees que te ayudaría seguir conmigo o que te ayudaría irte?

· 20. ¿Alguna vez te preocupó que tu affaire podía destruir nuestra relación?

· 21. ¿Qué hizo que valiera la pena arriesgarlo todo? ¿Por qué decidiste ir a pesar de todo lo que había en juego?

· 22. ¿Cuál fue el punto de no retorno? ¿Cuándo fue el momento en que te diste permiso para crear intimidad con esa persona?


Preguntas acerca del secreto y la revelación.

  • 1. ¿Qué quieres o crees que yo debería saber acerca tu affaire?

  • 2. ¿Crees que yo tengo algo que decir en tu affaire?

  • 3. ¿Está bien si no quiero saber nada?

  • 4. ¿Querías que yo supiera? ¿Esperabas decirme o querías que yo lo descubriera? ¿Te sentiste aliviado cuando supe?

  • 5. Cuándo me enteré de todo, ¿qué pensaste que pasaría contigo y con nosotros?

  • 6. ¿Pensaste que me enteraría sin que tú me dijeras?

  • 7. ¿Te daba miedo que me enterara o pensaste que nunca lo sabría?

  • 8. ¿Habrías terminado con tu amante si yo no lo sabría?

  • 9. ¿Me mentías para no decepcionarme o pensabas que me protegías?

  • 10. ¿Cómo fue para ti mentirme?

  • 11. ¿Le contaste a alguien acerca de tu aventura? ¿Quién sabe?

  • 12. ¿Cómo era para ti cuando llegabas a la casa después de estar con esa persona?

Reflexiones acerca de nuestra relación

  • 1. ¿Fue nuestro affaire un rechazo de nuestra relación? ¿Lo ves como un signo de que falta algo entre nosotros?

  • 2. ¿Crees que tu affaire es un síntoma de una falla en nuestra relación?

  • 3. ¿Pensaste alguna vez en dejarme?

  • 4. ¿Me querías dejar o el affaire siempre lo viste como algo además de mi?

  • 5. ¿Pensaste en mi y en los niños?

  • 6. ¿Crees que podría pasar se nuevo?

  • 7. ¿Fue el factor sexual importante?

  • 8. ¿Estabas tratando de lograr mi atención?

  • 9. ¿Hay algo que yo haya hecho que te haya alejado de mí durante el último tiempo?

  • 10. ¿Te hice sentir en algún momento que ya no me importabas o que no eras tan importante?

  • 11. ¿Hay algo que sientes que dejé de darte?

  • 12. ¿Te sentiste muy criticado o mal evaluado por mi durante el tiempo antes del affaire?

  • 13. ¿En algún momento comenzaste a evaluar negativamente nuestra relación? ¿Qué pensabas de nosotros?

Para integrar el affaire en la primera relación: preguntas recíprocas para hacerse el uno al otro.

  • 1. ¿Tu crees que el affaire podría hacernos bien en el largo plazo en nuestra relación o crees que ha generado un daño permanente?

  • 2. ¿Estás seguro de que quieres estar conmigo?

  • 3. ¿Has vuelto a mí o a nuestra familia?

  • 4. ¿Cuál ha sido tu mayor pérdida en la vida que hemos construido?

  • 5. ¿Cómo crees que puedes traer a nuestra relación lo que has descubierto de ti a raíz del affaire?

  • 6. ¿Crees que esto colgará para siempre sobre nosotros?

  • 7. ¿Cuáles crees que son las fortalezas en nuestra relación?

  • 8. ¿Qué es lo que más valoras de “nosotros”?

  • 9. ¿Qué cosas podemos hacer juntos para fortalecer nuestra relación?

  • 10. ¿Crees que podrás volver a confiar en mi alguna vez? (Pareja que fue infiel pregunta = PI)

  • 11. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte a volver a confiar en mi? (PI pregunta).

  • 12. ¿Me puedes perdonar? o ¿Qué puedo hacer para ayudarte a perdonarme y para que podamos seguir adelante? (PI)

  • 13. ¿Crees que has cambiado tus valores en relación a tener una pareja y ser fiel? Es decir a ser monógamo.

  • 14. ¿Por qué eliges estar conmigo?


Preguntas centradas en la pareja herida

  • 1. ¿Puedes entender mi rabia y mi dolor?

  • 2. ¿Estás abierto a que podamos tener otras conversaciones si es que tengo preguntas que me pueden ayudar a entender mejor lo que pasó?

  • 3. ¿Has pensado que yo me podría ir también?

  • 4. ¿Cómo sería para ti si yo tuviera un affaire?

  • 5. (Para ser preguntado por quien fue infiel) ¿Me crees cuando te digo que he vuelto por ti?

  • 6. ¿Quieres que me quede?

  • 7. ¿Por qué te estás quedando?


¿Qué más hacer para acercarse?


Esposo que traiciona


Lo más importante es ESTAR AHÍ.


Después de las preguntas, habrá nueva información dando vuelta. A veces va ser información muy dolorosa. Cuando veas mal a tu pareja traicionada, dile cuanto lo sientes, cuánto te pesa haber causado esto. No lo evitas o eludas, tienes que estar ahí par él/ella. Dile cientos de veces cuánto lo sientes y acompáñalo en su dolor, no lo dejes solo en esos momentos.

Algo que a veces sirve mucho, es que le preguntes qué le ayuda a sentirse mejor o en qué momentos se siente un poco menos mal y facilítale eso. Puede ser que sea estar contigo o por el contrario, estar con amigas o hacer algo. Sea lo que sea, ayúdale a hacerlo. Si es estar contigo y puedes pedir vacaciones, hazlo. No dudes hacer lo que tu pareja necesite para volver a sentirse un poco mejor.


¿CÓMO REPARAR SI INVALIDASTE A TU PAREJA EN SUS PEREPCIONES?


Si antes de la revelación y en un intento por no ser descubierto le dijiste a tu pareja que estaba loco/a, que se imaginaba cosas, que era celoso/a... le debes una clara y profunda disculpa. Primero trata de explicarle por qué lo hiciste. ¿Tenías miedo de perderlo/a, de que nunca te perdonara, de que nunca volviera a confiar en ti...? ¿O no querías que se des ilusionara? ¿Tenías miedo de que le contara a todo el mundo, de que te expusiera socialmente? Poner en duda las percepciones que son correctas de una persona y hacerlo dudar de sí mismo y de su propia cordura es un tipo de agresión. Por eso luego de pedirle perdón y explicarle los motivos que te llevaron a hacerlo, cuéntale como fue todo de verdad. Cuando él o ella te dijeron cosas que desestimaste, aclárale lo certera que fueron. Esto es muy importante para que pueda volver a confiar en ti. Tendrás que contarle desde el inicio como empezó todo, dándole la razón en el sentido de que sus preguntas, celos o presentimientos tenían justificación. Puede ser que pienses que eso reforzará la inseguridad y los celos, pero lo cierto es que la hará volver a confiar en sí mismo(a) que es crucial para poder relacionarse con otro. Necesitamos poder confiar en nuestras percepciones para relacionarnos, para confiar en que estamos leyendo correctamente al otro y la relación. Si invalidaste a tu pareja de alguna manera, hay mucho que reparar. Háblale desde tus sentimientos, repítele cuánto lo lamentas y demuéstrale que estás para él/ella.


SI SIENTES QUE TODO GIRA EN TORNO AL AFFAIR.


Podría ocurrirte que te sientas agobiado por los interrogatorios y sientas que todo gira en torno a la infidelidad. Es importante que si es así, también manifiestes tus necesidades. Deben conversar. Pueden acordar espacios y tiempos para hablar del affaire (ya vimos que es importante), pero también es crucial que tengan espacios libres del tema. Que lo puedan volver a pasar bien, a reír juntos, a ser compañeros. Pueden incluso tomar acuerdos después de la primera crisis. Hablar una o dos veces a la semana acerca del affaire y el resto estar juntos sin este tema entre medio por ejemplo.


CORTAR CON EL AMANTE


El momento de cortar con tu amante puede ser difícil ya que por supuesto hay sentimientos involucrados. Trata de ser lo más claro posible, sin darle esperanzas de ningún tipo. No podrás reparar tu relación principal, si sigues jugando a dos bandas, a si es que termina claramente esa relación para que puedas volver a invertir en la tuya. Al irte reconectando con tu pareja oficial y descubriendo los motivos que te llevaron al affaire será mucho más fácil dejar esto atrás. Háztelo fácil y hazlo bien: bloquéalo en el celular, FB, WhatsApp, Instagram, etc. Te sugiero borrar también cualquier foto o recuerdo de esta etapa. La idea es que tu pareja no encuentre luego algo que le abra viejas heridas.


SI TU EX AMANTE TE CONTACTA


Ahora, ¿qué haces si tu ex amante trata de contactarte? Si quieres seguir con tu relación principal y no hay tema de embarazo, no le respondas. El silencio es el mejor y el más claro de los mensajes. Te sugiero además que se lo comuniques de inmediato a tu pareja oficial de modo que no hayan malentendidos.


¿Qué pasa si tu ex amante necesita tu ayuda? Puede sonar fuerte, pero no se la des. La idea es que vuelvan a ser personas no relacionadas, de modo tal de no volver a amenazar la relación principal. Si es que le ayudas, será algo artificial que te volverá a vincular a esa persona. Sino lo haces, él o ella tendrá que mover su red por otro lado (familia, vecino, amigo, sistema social) y podrá resolver de manera real su problema sin ponerlo en riego todo de nuevo. De modo que silencio. El no responder y el no hacer nada, es en este caso la mejor respuesta.


¿Qué pasa si trabajas con tu ex amante? Primero analiza realistamente qué posibilidades tienes de cambiarte de trabajo o al menos de área. Si es posible, no lo dudes y hazlo. Conozco personas que han tenido que cambiarse hasta de ciudad para volver a tener paz. Sino se puede, hay que tratar de relacionarse lo menos posible. Sobre todo no repetir aquellos que les hizo intimar. Conversa con tu pareja oficial para que te ayude a descubrirlas sobre cuáles fueron las acciones que te llevaron a intimar y no las repitas. ¿Fue cuando empezaron a quedarse a trabajar hasta tarde, cuando viajaron juntos, cuando le empezaste a contar tus problemas, cuando se juntaron fuera de la oficina con alguna excusa, cuando empezaron a reírse juntos? Siempre hay un camino hacia el affaire y un momento de inflexión, de no retorno en el que ya está todo jugado. Trata de describir claramente cuál fue el camino hacia convertirse en amante. Pregúntate ¿qué los acercó, qué temas, qué acciones, que gestos? En general es un cruce de línea paulatino, un poco desdibujado. Luego pregúntate ¿cuál fue el punto de no retorno? Eso suele ser algo muy claro. ¿Qué ocurrió? Y por supuesto: ¿Qué fue lo que pensaste que te hizo darte permiso?


Esposo Engañado.


¿Qué más puedes hacer tú para facilitar el acercarse y el encuentro entre ambos?

Te sugiero buscar las pequeñas cosas que te hagan sentir mejor. A veces la primera etapa es una montaña rusa emocional. Puedes pasar días muy angustiado, sintiéndote muy mal, casi sin dormir o por el contrario, sin poder salir de la cama. Dentro de lo mal que puedas sentirte, busca los pequeños momentos en que te sentiste aunque sea un poco mejor, siempre los hay. ¿Cuándo fue? ¿Qué estabas haciendo? ¿Fue cuando paseaste al perro, cuando saliste a caminar con una amiga, cuando jugaste con tus hijos, cuándo te metiste en tu libro o tú serie? A lo mejor no te sentías increíble, no estamos buscando eso, sino un poco mejor, una pequeña diferencia. Trata de repetir esas experiencias.


Segundo, pídele a tu pareja lo que necesites: Si hay algo que tu pareja pueda hacer por ti en esta etapa que te ayude a sentirte mejor, pídeselo. Puede ser que llegue más temprano a la casa, volver a hacer cosas que hacían antes, abrazarte, o por el contrario, puedes necesitar espacio. Piensa qué te hace sentir seguro (o lo más seguro posible dentro de este contexto) y comunícaselo.


No te asustes con los avances y retrocesos, este proceso es así. Este proceso de sanación es un zigzag. Habrá días muy malos, luego algunos mejores, alguno bueno por ahí que te hará pensar que lo peor ya pasó y luego un detalle puede llevarte a volver a sentirte como el primer día. Cuando esto suceda trata de encontrar el desencadenante. ¿Qué fue? Puede ser un hecho como una actitud extraña en una llamada que parece tratar de esconder tu pareja, o una llegada más tarde de lo habitual que se mal interpreta. Quizás un pensamiento o una imagen desagradable; los imaginas juntos o recuerdas algo que te contó como un regalo o un detalle que tu pareja repitió con su amante por ejemplo. O algo sucede que te hace sentir solo, abandonado, como cuando lo esperabas y no llegaba. Trata de encontrar el desencadenante y convérsalo con tu pareja. Cuéntale lo que fantaseaste, o interpretaste y permite que tu pareja te ayude a calmarte. Trata de contárselo sin atacarlo. Ahora están juntos en esto, trata de dejar de verlo como del bando opuesto. Es mejor que le cuentes a que actúes tu malestar con tu pareja y lo agredas por algo que el otro no sabe con exactitud y por lo tanto no puede ayudarte.


Si las imágenes son recurrentes, trátalos como pensamientos obsesivos. Al comienzo es usual que las imágenes se te vengan, te interrumpan, te duelan. Al comienzo eso es porque lo estás elaborando e integrando y aún no acabas de convencerte. Es normal que en esta primera etapa de post revelación tengas muchas preguntas que hacer a tu pareja. Pero si pasado un tiempo no disminuyen las imágenes intrusivas, trátalas como obsesiones. Estos son imágenes o pensamientos que se te imponen, que no puedes controlar y que te hacen sufrir. Pasado el primer shock de las primeras semanas, este tipo de pensamientos no te ayuda en absolutamente nada.


¿Qué hacer? No enganches, no las argumentes ni intentes racionalizarlas en tu cabeza. No las razones, porque al hacerlo le abres espacio en tu mente. Da lo mismo el argumento que te des, sólo lo usarás para alimentar la obsesión, por eso no hay que enganchar con ellos, sólo dejarlos pasar.


Primera técnica: trata los pensamientos como nubes que pasan. Observa el pensamiento como quien observa una nube en el cielo, ve como pasa, sin enganchar ni detenerte. Es una técnica muy utilizada en meditación. Debes practicarla y hacerlo muchas veces hasta dominarla. La idea es que no te pongas a conversar con ese pensamiento. A penas aparezca lo visualizas como una nube en el cielo y la dejas pensar. Vuelve siempre a tu presente. Para hacerlo pregúntate ¿donde estoy? y lo describes. “Estoy en el auto manejando” por ejemplo. Describe todo lo que está a tu al rededor (no lo que imaginas, lo que vez). “Veo el tablero del auto, la calle, un semáforo, un auto azul...”. Luego pregúntate qué observas, qué hueles, que escuchas y que sientes con el tacto. Este volver al presente a través de los sentidos es muy efectivo para volver de los pensamientos al presente (tu aquí y ahora). Ante cada pregunta tómate el tiempo para respirar y responder de modo muy descriptivo. Ve de una pregunta en una.


Como segunda técnica piensa en una o dos situaciones en que te hayas sentido muy feliz con tu pareja y muy seguro. Trata de recrear las imágenes con todos los detalles que puedas (olores, sensaciones, el escenario en que estaban). Luego cuando te asalte la imagen intrusiva (tu pareja teniendo sexo con su amante) o el pensamiento negativo (“esta relación está muerta, nunca voy a poder volver confiar en mi pareja” por ejemplo) imagina un signo PARE rojo y luego re dirige tu atención a una de las imágenes seguras y felices con tu pareja. Para que te resulte no debes enganchar en nada con el contenido del pensamiento. A penas se asome, debes poner el signo pare y re dirigir la atención. No argumentes nada, de nada. Es también muy efectivo.


Recomendaciones a los Dos


No olviden nunca que esto no es un proceso lineal. Es más bien un proceso en zigzag y con avances y retrocesos. Pueden haber días muy buenos y luego volver a las preguntas y la angustia. Un fin de semana espectacular y luego el lunes fatal porque el cónyuge que engañó se atrasó media hora, no respondió el teléfono porque se le acabó la batería y por supuesto al llegar a casa se encuentra al esposo que fue engañado destruido porque cree que estuvo con el amante y ha revivido las peores emociones e imágenes en la mente. En estos casos se sugiere a la pareja que engañó re asegurar, probar lo ocurrido y estar presente calmando. Lo importante es tener visión de largo plazo y expectativas realistas. Este proceso es así.


Volver a ser mejores amigos es fundamental para retomar la relación. ¿Qué les gustaba hacer juntos? ¿Hacer largos paseos en auto, conversar con una cerveza, salir a bailar, ir a la playa, inventar salidas románticas para tener sexo, quedarse hasta tarde conversando en la terraza? Recuerden juntos qué los hacía felices, dónde se enamoraron, qué hicieron durante los períodos más felices que tuvieron. Convérsenlo y repítanlo. A veces la vida se pone pesada con los hijos y se dejan de hacer muchas cosas que nutrían a la pareja. Sandra de la Garza, terapeuta experta en relaciones de pareja recomienda salir en juntos por lo menos una vez al mes. No es necesario armar un viaje, puede ser irse a alojar fuera cerca de la casa a un motel u hotel cerca, pero hacer una salida que permita estar de novios, darse tiempo para conectarse, conversar y disfrutar de estar juntos.


Acerca de cuándo re tomar la vida sexual, eso debe ser cuando ustedes quieran. Cuando los dos sientan que es el momento. Hay parejas que tienen sexo inmediatamente después de la revelación y tienen el mejor sexo de su vida, mientras otras demoran un tiempo prolongado en re tomar este aspecto. No hay recetas, ni tiempos determinados. Es algo íntimo y por lo tanto depende de ustedes.


Acerca de involucrar o no a los hijos, siempre es mejor no hacerlo. Mantener la compostura ante los hijos y no involucrarlos es lo más acertado ya que cuando los padres están en este huracán emocional, que es la primera etapa tras la revelación, suelen decirse cosas muy hirientes y pedir lealtades a los hijos que los ponen en posiciones imposibles. El padre traicionado tiende a exigir su lealtad y los hijos al hacerlo se alejan de uno de sus padres que necesitan. Los hijos no pueden además cambiarse de papá o mamá y necesitan modelos estables. Por último, aunque es cierto que se pone en riesgo la unidad de la familia, esto es una falla directa del cónyuge a su pareja y no a los hijos, por lo tanto no hay que mezclar. A veces ocurre que después el padre traicionado quiere perdonar a su pareja y continuar la relación, pero los hijos que fueron involucrados no lo permiten.


Cuando hay hijos producto de la infidelidad y nuevos medios hermanos, es diferente. Se recomienda dejar que pase la primera crisis entre los padres y cuando ellos ya hayan definido su situación, abordarla juntos con los hijos. Es importante que los hijos sepan acerca de estos medios hermanos. Hay una nueva persona involucrado que requiere un re conocimiento a su existencia. Sin embargo debe hacerse con mucho respeto hacia el esposo engañado y respetando sus tiempos. Puede ser que requiera un largo período antes de poder enfrentar este desafío. Lo importante es que el esposo engañado sepa desde el inicio que hay un hijo. El cómo lo abordan con los hijos, lo harán después y en lo posible juntos. Es importante para darle tranquilidad a la pareja oficial y evitar recaídas con el amante buscar una persona del lado del ex amante (madre, padre, tía) que haga de intermediario de modo que el contacto por el hijo no sea directo entre los ex amantes


Conclusiones

Si bien la infidelidad es un evento tremendamente doloroso en la vida de la persona engañada, es algo que se puede superar y tener una relación aún mejor que antes del engaño.

Si ambos cónyuges desean volver, lo central es centrarse en volver a lograr la conexión.

Conversen con toda la honestidad del mundo para que puedan volver a conocerse y decidir juntos. A veces hay ocasiones en que no es posible y hay que darle un término a la relación. En ambos casos es crucial poder hablar honestamente.


Bibliografía Sugerida

Perel, E (2017). The State of Affairs: Rethinking infidelity.

Perel, E (2017). Inteligencia Erótica: claves para mantener la pasión en la pareja.

Weiner-Davis, M (2017). Healing from Infidelity.

+56 9 33935637

Av Bosques de Montemar 65, oficina 401. Viña del Mar, Chile

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2018 Centro Aguas Claras Todos los derechos reservados