• Aguas Claras

Pedro el chanchito

Por: Marie-Anne Holloway


Pedro es un chanchito que vive en una granja junto a sus tres hermanas chanchitas y sus papás chanchos. Pedro va a empezar el Colegio en unos días y está muy contento. Se compró una mochila nueva, preparó su buzo y hasta tiene nuevas zapatillas. Sus hermanas también se prepararon con cosas nuevas y entretenidas para el Colegio.

Pedro el chanchito aún no entiende bien qué cosas se hacen en el Colegio, sin embargo su mamá le contó que juegan y aprenden cosas nuevas que no conocen, por ejemplo las palabras y los números, algo que les servirá para toda su vida. Además en el Colegio hay otros animalitos con los que pueden ser amigos, por ejemplo está Pablo el pato, Guillermina la gallina y Bruno el burro. A cada uno le gustan cosas diferentes que pueden compartir con Pedro el chanchito.

Llegó el primer día de clases y Pedrito se levantó muy temprano, incluso todavía estaba obscuro, tomó el desayuno junto a sus hermanas y partieron en un tractor al Colegio. Pedrito fue el último en bajar y acompañado de su mamá entró a la sala de clases. Ahí vio a Pablo, Guillermina y Bruno. Pablo el pato estaba nadando en una pequeña posita a la salida al patio de la sala, Guillermina estaba picoteando las colaciones antes del recreo y Bruno estaba intentando sacarse la mochila hace mucho rato.

Además en la sala estaba la profesora, su nombre era Virginia y era una vaquita muy grande y amorosa. Virginia saludó a todos los animalitos en su primer día de clases y despidió a los papás en la puerta de la sala. Cada uno se despidió con un sonido, por ejemplo Pablo decía “cuac-cuac” Guillermina “co co co” y Bruno algo así como “maaamuuu”. En ese momento Pedro sintió algo raro, un poco de miedo como si algo malo fuera a pasar y cuando quiso despedirse y exclamar “oinc” soltó un llanto desconsolado y no podía parar de llorar. Menos mal su mamá chanchita seguía cerca y lo pudo escuchar.

Fue donde Pedrito y le dijo: “ ¿Qué pasó mi amor, alguien te asustó?” frente a esta pregunta Pedrito le comentó que se asustó solo porque pensaba que su mamá no volvería a buscarlo al Colegio y se quedaría solo para siempre. Su mamá lo abrazo muy fuerte y le contó que por mientras  el estuviera en el Colegio ella iría a la huerta a recoger fruta, después iría a buscar leche y a visitar a los abuelos.

Después de eso aún tendría tiempo para llegar  a la hora. Pedrito se quedó más tranquilo y se imaginó a su mamá haciendo todas esas cosas. En eso su mamá se despidió y aunque Pedrito quería llorar decidió confiar en lo que su mamá le dijo y se fue a jugar. Estuvo un ratito en la posa con Pablo y como Pedro es un chancho tenía tierra en sus patas, por lo tanto la posa se convirtió en un barrizal, los dos se rieron mucho y al rato estaba Guillermina y Bruno dentro del barro también. Todos sucios y compartiendo.

Después cada uno sacó su colación y compartieron la comida, incluso la profesora Virginia compartió su colación. Al terminar de comer Pedrito miró por la ventana y venía su mamá ¡ya era la hora de irse! Pedrito no se dio cuenta de lo rápido que pasó el día y además su mamá traía frutas muy ricas de la huerta junto con unos regalos que sus abuelos le había mandado por su primer día de clases.

Pedrito se sintió tranquilo y feliz de ver a su mamá, además le dio un poco de vergüenza haber llorado pero menos mal tuvo el apoyo de sus nuevos amigos y la profesora.

Ahora pedrito va feliz al colegio y cuando se preocupa más de la cuenta le pregunta a su mamá que hará mientras ellos están en el Colegio, después de eso le gusta imaginar a su mamá haciendo las cosas que le contó y se queda más tranquilo

+56 9 33935637

Av Bosques de Montemar 65, oficina 401. Viña del Mar, Chile

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2018 Centro Aguas Claras Todos los derechos reservados