• Aguas Claras

Papás: ¿Cómo les hacemos clases a los más pequeños?

Actualizado: ago 14

Ps. Pilar Montero Molina.

No somos profesores, no manejamos los temas y tenemos miles de otras cosas que hacer; más niños, tareas domésticas, trabajo y por supuesto nuestras olvidadas cosas y anhelado tiempo personal. ¿Cómo lo hacemos? Aquí van 7 tips para ayudarnos.



La educación con los niños pequeños (pre escolares hasta aproximadamente 9-10 años según la madurez del niño) requiere que sea mediada, necesariamente debe pasar a través del vínculo y el método debe ser primordialmente el juego. En niños pre escolares el método debe ser exclusivamente el juego.

Los niños al ir jugando aprenden sin darse cuenta y de manera natural, por eso no debemos nunca hacer actividades rígidas en torno a objetivos, sino que planer un proceso muy flexible, lleno de alternativas adaptadas a la personalidad e interés del niño o que nos permita hacer cambios rápidos si es que pierde el interés. En este proceso nosotros somos el facilitador, el que acompaña, guía, muestra, juega y lo va adentrado en el fascinante proceso de aprender.

Sin embargo, no todos tenemos las habilidades para hacer esto y si es así, podemos buscar un familiar o simplemente esperar a que vuelvan a clases presenciales. No tiene porque fascinarnos la educación pre escolar y la verdad es que es mejor que se atrase y le ayude una parvularia, a que el niño asocie aprender con un proceso rígido, un adulto frustrado o gritos. Pero si tienes ganas de hacerlo o de aprender, o de enriquecer las clases que ya les haces, aquí van algunas ideas.

Los niños pequeños necesitan mucho acompañamiento. Aquí 7 tips para mirar en perspectiva y quedarnos con lo verdaderamente importante (punto 7). 1️. Primero, elige un lugar para que tú y los niños sepan que ese es el lugar de aprender. Puede ser la salita o un rincón, una mesa pequeña donde ellos estén cómodos y donde tú te puedas sentar cómodo (asegúrate de esto último porque a veces nos ponemos mal genio por tonteras como estar incómodos). 2️. Segundo, creamos un buen ambiente. Nada como la música para calmar los ánimos y estimular el aprendizaje. Los niños aman las canciones y a nosotros nos ponen de buen humor. Pon canciones infantiles que también te gusten a ti. Hay algunas más estimulantes, otras que calman, otras que invitan a bailar… Te recomiendo Music Together y Agua de Sol, son mis preferidas. También está Mazapán y Cantando aprendo hablar (este úlimo especial para estimular el lenguaje). Un detalle súper importante: ponlas en audio y no en video porque sino los niños se quedan pegados mirando las pantallas y se pierden la actividad. La idea es que canten sin darse cuenta, se relajen, pero con los demás sentidos libres. 3️. Intercala juegos físicos, actividades de pintar, cuentos y manualidades. No esperes hacer puras actividades manuales si eres amante de las manualidades o sólo actividades cognitiva si eres más intelectual. Combínalos pero por favor date permiso para no hacer lo que no te gusta. La pandemia no será para siempre. Busca dentro de lo que te guste, para que lo pases bien con tu hijo(a). 4️. Métete en el proceso y olvida lo de la mente orientada al objetivo. Con los niños lo importante es el proceso y no terminar perfecto una actividad. ¡Seamos flexibles! Si no quiere pintar un dibujo completo, no le obligues, pídele que elija qué es lo que quiere pintar, ayúdale o cambia la actividad. Si se frustra, no te caigas tú detrás de él/ella en el hoyo, bailen una canción, sácalo con cosquillas y probamos otra actividad. Recuerda siempre que esto es para disfrutarlo. Por eso la importancia de cuidar el ambiente, de poner música y de que nosotros los papás o tutores estemos relajados. 5️. Trata de partir y terminar siempre de la misma manera para armar estructura y ayudar a tu hijo a comprender el inicio y final. Por ejemplo, esta semana siempre parto con la canción y juego de manos de “Pajaritos en mi ventana de Agua de Sol” (en YouTube) y termino con la canción de Goodbay de Music Together. No tiene porqué ser sólo con música. Puede ser partir con un juego de manos determinado por ejemplo y terminar comiendo la colación juntos, o bailando una canción. O puedes partir viendo el clima y qué día es y finalizar con un cuento. Estas actividades las puedes ir cambiando cuando te aburran por supuesto y creando nuevas estructuras. 6️. Estamos en pandemia, la situación del mundo no es la mejor, a si es que por favor funciona con metas mínimas. Proponte pasar un rato agradable o hacer una actividad, no planifiques una jornada de clases porque no te va resultar y vas a terminar presionando a tu hijo para que haga lo planificado, cayendo en una visión de objetivo que a esta edad es completamente contraproducente.

7. Ocupa la repetición creativa y multisensorial. Si estás viendo las vocales por ejemplo, canten la vocales, dibújenlas en el piso con tiza o scotch de color y caminen sobre ellas. Píntenlas, dibújenlas, hagan juegos de palabras con ella, jueguen a separar palabras en sílabas aplaudiendo y a adivinar con qué vocal parte. Luego repite las canciones, nombren alimentos que partan con la vocal, amasen pan con la forma de vocal y háganla con plasticina, lana, palitos etc. El aprendizaje debe ser divertido, multisensorial y pasar por todos los canales. CONCLUSIÓN IMPORTANTE:

Lo más importante en los niños pequeños es lo emocional. Que se vinculen positivamente con el aprendizaje, que lo liguen a emociones positivas. Hoy esta tremenda responsabilidad ha caído en nuestras manos y la herramienta para lograrla es mediante el JUEGO. Los niños aprenden efectivamente cuando lo hacen jugando, cantando, bailando, disfrutando, es decir, cuando lo hacen sin darse cuenta y surge como algo natural. Por eso si tenemos que tener un objetivo con nuestros niños pequeños cuando les “hacemos clases” que sea el PASARLO BIEN.


Pilar Montero Molina.

Psicóloga Clínica.

Directora Centro Aguas Claras.


+56 9 33935637

Av Bosques de Montemar 65, oficina 401. Viña del Mar, Chile

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2018 Centro Aguas Claras Todos los derechos reservados